Regulador de buceo, ¿con sal o con cal?

Durante los cursos y viajes GoPro que realizo me encuentro a menudo que las filmaciones resultan incómodas por causa del mal estado del equipo de buceo y en concreto, el regulador.

Cuando inviertes una buena cantidad de dinero en poseer tu propio equipo de buceo, debes mantenerlo y cuidarlo bien. Tu seguridad y bienestar dependen del equipo de buceo que utilices en cada inmersión. Y tras inmersión, nada acorta tanto la vida de tu equipo como descuidarlo.

Como forma principal de respirar bajo el agua y esencialmente tu línea de vida, los reguladores de buceo es una de las partes del equipo más importantes que se utiliza en la inmersión. Cuidar y limpiar el regulador de buceo con regularidad es fundamental para su mantenimiento.

Un buen mantenimiento del regulador de buceo hará que estemos más relajados, consumamos menos aire o nitrox. Pero lo más importante: que podamos concentrarnos en obtener buenas imágenes y sacar el mejor partido con nuestras cámaras GoPro.

Entonces, ¿cada cuando debo hacer el mantenimiento del regulador de buceo?

Hay algunas cosas a tener en cuenta con el material de buceo en general y con el regulador en particular.

Hacer un buen mantenimiento y llevarlo a un lugar de confianza en el que hagan la revisión para tenerlo en óptimas condiciones, los fabricantes suelen recomendarlo anualmente, pero lo cierto es que depende mucho del número de inmersiones.

Al igual que ocurre con los coches, por lo general los llevamos a revisión después de unos 15.000 Km, pero, si en un año no realizamos esos kilómetros, ¿lo debemos igualmente llevar, o será necesario solo comprobar los niveles de aceite, agua etc.?

En el caso del regulador, pasa algo similar, es posible que en un año solo hagamos 10 inmersiones o por el contrario hagamos 150, por lo que, en el segundo caso, indudablemente lo enviaremos a un centro de reparación de reguladores de confianza.

A un centro de confianza, le puedes solicitar la recogida del regulador en tu domicilio, ellos hacen la reparación o mantenimiento y te lo devuelven a tu casa directamente sin tener que moverte (esto con un coche no lo podemos hacer 😊).

En el primer caso y con solo unas inmersiones al año, iremos comprobando que no hay fugas y que el regulador funciona correctamente y lo guardaremos para bucear el próximo año.

Mantenimiento del equipo de buceo

¿Cómo debo mantener el regulador de buceo y guardarlo?

Mantenimiento del regulador de buceo

Durante todos los años que llevo buceando he visto de todo, gente que nunca ha hecho el mantenimiento de un regulador y solo lo llevan a repararlo cuando algo les falla. Algunos, que lo endulzan después de cada buceo, incluso si hacen uno por la mañana y otro por la tarde o están en un viaje de buceo. Otros que lo endulzan una vez al día después de todos lo buceos y por último, los que nunca los lavan y solo los endulzan al final de la temporada cuando ya no van a bucear más hasta el próximo año.

Seguro que cada uno tiene su propia explicación para hacer lo que hace, pero vamos a ir un poco más allá y vamos a hablar desde un punto de vista más técnico analizando las ventajas e inconvenientes que puede representar el endulce o, por el contrario, dejarlos tal cual salen después de bucear.

La dureza del agua

La dureza del agua mide la concentración de minerales disueltos, en particular sales de calcio y de magnesio (aunque otros como el hierro, el estroncio y el manganeso también influyen en su endurecimiento, en menor medida).

Por lo general en España, la mayoría de las provincias con agua dura están situadas cerca de la costa mediterránea. A menudo, se abastecen con un agua más mineralizada y con más sedimentos, a diferencia de los sitios de montaña, donde el agua arrastra menos componentes y tiene menos mineralización.

Dejando al margen el sabor del agua influido por la cantidad de minerales y elementos disueltos, que a mayor dureza sabrá peor que cuando el agua más blanda, el agua más dura dejará más restos de cal en los elementos que se enjuaguen, que el agua más blanda. Esto nos afecta directamente al mantenimiento y guardado de los reguladores.

La sal en los reguladores

La belleza debajo del mar puede hacer que incluso el mejor equipo se vea horrible después de unas cuantas inmersiones debido a la cantidad de sal que se acumula y su efecto corrosivo, especialmente, en partes críticas de tu regulador.

La eliminación eficaz de la sal sin causar problemas al metal, vidrio, caucho, tejidos, etc. no ha sido una tarea fácil.

Se debe tener cuidado al seleccionar el producto correcto que eliminará la sal, pero no atacará los materiales utilizados en los equipos de fabricación de los reguladores de buceo.

Entonces, cómo debo mantener y guardar el regulador de buceo, ¿con sal o con cal?

La respuesta en este caso no depende de eliminar una cosa o la otra, sino las dos.

Por un lado, la cal deja unos residuos que a la larga son mucho más difíciles de eliminar que la sal formando una especie de crostas. Pero, por otro lado, la sal deja residuos que se van acumulando y hace notar su efecto corrosivo.

Por tanto, para la mejor manutención de un regulador primero deberíamos desalarlo con agua dulce y, si se da el caso, lo más blanda posible. Seguidamente y para eliminar los restos de cal, sería conveniente sumergirlo con un desincrustante ácido suave con propiedades desengrasantes.

Normalmente se diluye en agua y la concentración y tiempo de contacto, dependen del tipo de limpieza elegida y del grado de incrustación a eliminar. Pudiendo usar un recipiente o un aparato de limpieza de ultrasonidos.

El producto que os recomiendo en este artículo es Careli Regulator Cleaner de Proquimia y lo podéis adquirir en nuestra tienda en envases de 250 ml, 500 ml o 5 litros.

Careli Regulator Cleaner

Deja una respuesta